viernes, 30 de septiembre de 2011

Tengo problemitas.


Todo el mundo tiene alguna maña. Ay claaaaro, ahora hacete el perfecto Roberto, no mientas, te conocemos.
Bueno, decía (?) todos tenemos mañas, en mi caso, con la comida tengo unas cuantas, lo reconocí el otro día hablando con las chicas de mi grupo. Aquí, una muestra.
A ver si se la aguantan y cuentan las suyas, de paso...

*Puedo comer torta de ricota casi sin chistar, pero no me des ravioles porque así esté muriendo, no puedo ni probarlos.

* Tengo que comer primero las papas fritas y después el asado. En ese orden o el planeta explota, capaz, andá a saber, mejor no arriesgarse.

*Enloquezco si alguien usa la palita de la manteca para la mermelada/dulce o viceversa. Si la llegan a chupar, no respondo de mi.

*Nunca pruebo la comida mientras cocino. (Esos son momentos en que extraño al finado o a mi amiga Maria, es difícil saber el punto de los fideos)

* No como tallarines. No es negociable, NO, no como. Si la cinta ya mide más de 1cm. de ancho, va como piña.

*Si alguien toma de mi vaso, amablemente puedo darle mi bebida sin problemas aunque me esté muriendo de sed. No puedo volver a tomar.

*Bajo ningún concepto puedo comer sin tele/música o algo que hable. Llego a escuchar el clin clin de los cubiertos y me desmayo. Ni hablemos del comensal de al lado rumiando...

*No uso servilletas de tela y me incomodan los repasadores "comunitarios"


Yo avisé eh...

10 comentarios:

  1. jaja yo no puedo comer sin cantar. Será porque siempre me dijeron que en la mesa no se canta.
    Y ahora me dejaste pensando en mis mañas...

    ResponderEliminar
  2. La única maña de la comida que sintonizo es que soy demasiado simple. Una empanada de jamón y queso es un manjar; en cambio esas nuevas recetas de panceta, albahaca y ciruela o esas otras de queso, rúcula y huevo duro mejor ni probarlas...

    Con respecto a las tuyas, una consulta: ¿sos de tomar mate sola o podés compartir bombilla? Pregunto nomás...
    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Coincido con lo del cuchillo para la mermelada y para la manteca o lo que sea, y con lo que tenga que ver con la higiene (vaso, repasador, etc).

    Lástima que no comés tallarines porque para saber el punto, agarrás uno y lo tirás contra los azulejos. Si se pega, ya está.

    ResponderEliminar
  4. Podrías pegar un imán en la punta de un palo. Eso se convierte en una útil herramienta para buscar, sin agacharte, el tornillo que perdiste.
    Y mis manías, no se si entran en ese grupo, pero si el puré no está rico, le pongo mostaza. Eso a algunos les da asco. Me gusta hacer sanguchitos con cualquier cosa, soy capaz de meterle tortilla, papas fritas, huevo frito, en fin muchas de las cosas que nadie haría. Pero fideos no, todo tiene un límite.
    Te mando un beso y cuando termines con la herramienta magnética me la prestás?

    ResponderEliminar
  5. Yo tengo muchas manías gastronómicas (puaaaaa qué fina) pero no te las voy a contar porque dan para escribir un manual de 20 tomos. Eso sí, las básicas para que sepas si un día me invitás a comer: no como fiambres ni embutidos, no me gustan las salsas de crema, fuera cebollas de mi vida... yo avisé... :P

    ResponderEliminar
  6. Pienso...pienso... y nop: no se me ocurren mañas gastronómicas. Voy a seguir pensando, ja. No puede ser que no tenga ;)

    (Lo de no probar la comida al cocinar, no lo entindo, sabélo. Es inconcebible ;))

    ResponderEliminar
  7. Me anoto con lo de los repasadores comunitarios. Yo no llamo al delivery (no quiere decir que no como comida de delivery, solo que tiene que llamar otro por mí)

    ResponderEliminar
  8. la Pe .. no toma MATE......roberto

    ResponderEliminar
  9. Algunas cosas deben ser de familia. Es increíble los genes como se manifiestan. Pareces mi hija Constanza! Besos, tu primo Mario.

    ResponderEliminar
  10. tengo entendido q en una ocacion compartiste una cucharita de helado.ja

    ResponderEliminar

hablá ahora o callá para siempre... ponele...