jueves, 11 de agosto de 2011

Revelación.



Cruzando la plaza principal camino a la oficina, con esta pseudo primavera (mas bien una humedad que hace que mis pelos se parezcan a Mufasa, el papá del Rey Leon) que nos entrega a modo de muestra gratis el ventoso agosto, tuve una revelación.

Ya sé por qué el finado prefería revolcarse con la profe de spining (no sé ni cómo se escribe de tan deportista que soy) antes que conmigo:
Con mi flamante tarjeta Nativa (que anda descontando el 20% de la compra hasta el día del niño) acababa de hacer lo que hice con mi primer sueldo, para estrenarla: me compré libros.

Con razón, ahora entiendo todo.

Soy un embole!



















Sé que se mueren por saber que compré (?)


Cuatro que fueron un hallazgo emocinante , casi se me caen las medias cuando los ví:
Desayuno en Tiffany's. Capote. (En la tapa está nuestra Santa patrona Audrey, Gaby!)
Mansfield Park. Jane Austen.
La abadía de Northanger. Jane Austen.
Sentido y Sensibilidad. Jane Austen.
(Ahora sólo me falta "Emma", porque Persuación me lo regaló Caro para mi cumple y Orgullo y prejuicio ya lo tenía. REGÁLENMELO, que encontrar a Austen en este pueblo cochino fue un parto)

Uno que quería leer desde hace un tiempo:
Un mundo feliz. Aldous Huxley.



Uno que me dió curiosidad:
Historia de las palabras. Balmaceda.
(Una amiga me va a odiar)












7 comentarios:

  1. En la proxima compra agrega algo de Paul Auster, tendrias que aprovechar los lanzamientos de escritores buenos para conseguirlos en tu ciudad ya que cuando pasa la novedad del lanzamiento asumo que es mas complejo de conseguir buenos libros.

    ResponderEliminar
  2. Ah bueno queriiiiiiiiiiida, vos si que no te la vas con chiquitas! Sos absolutamente de mi mismo gremio.
    No podemos entrar a la libreria y comprar uno, a lo sumo, dos libritos.

    No, dejamos al vendedor completamente exhausto porque vaya a saber cuantos meses hace que no vende tanta bibliografía junta y en horario matutino.

    Yo no se porque el finado se revolcaría con la profe de spinnig, lo que si te puedo asegurar que se perdió una lectora impresionante. Sobre todo para cuando a la spinningadora se le caiga todo, vos vas a tener toda tu sapiencia lectora exhudante y dispuesta.
    Pobre, no sabe lo que se pierrrrrrrrrrrde!

    ResponderEliminar
  3. Ufffffffffffffffffffffff Desayuno en Tiffany´s hermoso libro... a mi me encanto.

    Muack Guapa!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Qué lindo!! a mi me encanta comprar libros!
    Besotes nena, disfrutá de la lectura ;)
    Te dejo regalito, a lo mejor lo conoces, pero tiene que ver con esto (lo resumí para que no me mates :P)


    Encuentra una chica que lee. Sabrás que es una ávida lectora porque en su maleta siempre llevará un libro que aún no ha comenzado a leer. Es la que siempre mira amorosamente los estantes de las librerías, la que grita en silencio cuando encuentra el libro que quería. ¿Ves a esa chica un tanto extraña oliendo las páginas de un libro viejo en una librería de segunda mano? Es la lectora. Nunca puede resistirse a oler las páginas de un libro, y más si están amarillas.

    Es la chica que está sentada en el café del final de la calle, leyendo mientras espera. Si le echas una mirada a su taza, la crema deslactosada ha adquirido una textura un tanto natosa y flota encima del café porque ella está absorta en la lectura, perdida en el mundo que el autor ha creado. Siéntate a su lado. Es posible que te eche una mirada llena de indignación porque la mayoría de las lectoras odian ser interrumpidas. Pregúntale si le ha gustado el libro que tiene entre las manos.

    Invítala a otra taza de café y dile qué opinas de Murakami. Averigua si fue capaz de terminar el primer capítulo de Fellowship y sé consciente de que si te dice que entendió el Ulises de Joyce lo hace solo para parecer inteligente. Pregúntale si le encanta Alicia o si quisiera ser ella.

    ¿Por qué tener miedo de lo que no eres? Las chicas que leen saben que las personas maduran, lo mismo que los personajes de un cuento o una novela.

    Le propondrás matrimonio durante un viaje en globo o en medio de un concierto de rock, o quizás formularás la pregunta por absoluta casualidad la próxima vez que se enferme; puede que hasta sea por Skype.

    Sonreirás con tal fuerza que te preguntarás por qué tu corazón no ha estallado todavía haciendo que la sangre ruede por tu pecho. Escribirás la historia de ustedes, tendrán hijos con nombres extraños y gustos aún más raros. Ella les leerá a tus hijos The Cat in the Hat y Aslan, e incluso puede que lo haga el mismo día. Caminarán juntos los inviernos de la vejez y ella recitará los poemas de Keats en un susurro mientras tú sacudes la nieve de tus botas.

    Sal con una chica que lee porque te lo mereces. Te mereces una mujer capaz de darte la vida más colorida que puedas imaginar. Si solo tienes para darle monotonía, horas trilladas y propuestas a medio cocinar, te vendrá mejor estar solo. Pero si quieres el mundo y los mundos que hay más allá, invita a salir a una chica que lee.

    O mejor aún, a una que escriba

    ResponderEliminar
  5. Oh, oh! Libros para todos!!! Los de Austen los tengo todos, oh sí! Pero hace rato que quiero comprarme Desayuno en Tiffany's por obvias razones :D!

    Besote!

    ResponderEliminar
  6. De esos, tengo el de Capote y las ganas de conseguir algo de Huxley.
    Yo tengo un problema diferente al tuyo: acá hay una librería (una!) pero te arranca la cabeza, así que me rebelé y hace tiempo que no le compro nada. Pero como hace mucho que no viajo y no voy a otros lados, no tengo literatura nueva!
    Es eso, ser fiel a mi boicot o pagar una fortuna por libros!
    Feliz lectura!

    ResponderEliminar
  7. Uy, tenés uno de Austen que a mi me falta jajajaja ya sé a quién ir a robárselo si no lo consigo por acá :P

    Muy buena compra, tengo mucha curiosidad por el de Huxley, después me contás qué tal es así voy y me lo compro (o no).


    Besotes!

    ResponderEliminar

hablá ahora o callá para siempre... ponele...